lunes, 8 de junio de 2015

La Energía que nos rodea...

Entrada escrita por NICO
La energía nos rodea, las plantas la poseen, los animales, las piedras, ellos saben cómo obtenerla, del Sol, del aire, de la tierra y del agua o de los Chakras...

Los humanos también somos acumuladores energéticos, de hecho nuestro cerebro es una gran central de energía, procesa con una rapidez milagrosa datos, analiza situaciones, pero sobre todo y ante todo canaliza energía. Los Chakras son los centros que permiten, como si de un circuito eléctrico se tratara, que esa energía fluya...


Fuente: http://www.creceroperecer.com/

El denominado Chakra del coxis es el que nos conecta con el mundo real, nos sirve para conectar con todo lo que nos rodea; su color, el rojo, indica pasión y su elemento es el fuego. Junto con el Chakra del Plexo Solar (amarillo), que implica autoestima y seguridad en uno mismo; podemos asociarlos a los signos de fuego y tierra; Aries, Leo y Sagitario por un lado y Virgo, Tauro y Capricornio por el otro. Estos Chakras nos conectan con nuestro cuerpo y con nuestro entorno físico. Aries es el fuego vivo, “El Destructor”, Leo es el fuego centrado “El Lider” y Sagitario es el fuego controlado, “El Guía”. Virgo es la tierra viva, las plantas y los árboles “El sabio”, Tauro es la tierra centrada, la roca dura y estable “El Protector”, Capricornio es la tierra controlada, el que sabe en todo momento qué se espera de él o ella “El Constructor”.


Fuente: http://theblissfuldog.com/

El Chakra Sacral Naranja), junto al de la garganta (azul), nos enseñan a aceptar a los demás, a ser asertivos y a comunicarnos. Se corresponden con los signos de aire y agua; estos son Géminis, Libra y Acuario en el aire y Cancer, Escorpio y Piscis en el agua. Estos Chakras nos conectan con la mente y con las emociones. Géminis es aire vivo, el diálogo y el lenguaje “El Comunicador”; Libra es el aire centrado, el diplomático, el sensible y justo “El Conciliador”; Acuario es el aire controlado, prudente pero impulsivo “El Descubridor”. Cancer es el agua viva, el alimento de las emociones, el que nutre “La Madre”; Escorpio es el agua Centrada, es la resistencia, la constancia, “El Sanador”; Piscis es el agua controlada, pura y en movimiento “El Centro”.

Fuente: http://www.karmayoga.es/
El Chakra del Corazón (verde) es el amor puro e incondicional, es el que nos enseña a apreciar la vida y los sentidos; es el pecho de la mujer, el lugar donde uno se siente seguro y protegido. Junto al Chakra del Tercer Ojo (azul oscuro), que nos enseña a ver la plenitud y a observar desde una perspectiva completa lo que nos rodéa , nos convierten en lo que somos, humanos. Somos los únicos seres en este planeta capaces de amar en un sentido estricto, independiente de nuestro instinto de supervivencia; estos dos Chakras nos enseñan que somos dueños de nuestra vida, pero que esta solo tiene sentido si aprendemos a amar. Estos dos Chakras nos convierten en seres con una divinidad exclusiva, que estamos aquí para cuidar de los otros y para convertir el planeta en un lugar mejor para vivir. Nos conectan con nuestra alma.

Fuente: http://ahamproject.com/
El Chacra de la Corona (violeta) es la puerta de entrada a nuestro cuerpo de una de las energías más poderosa que existe, la que llaman “luz blanca”, es la mezcla de todos los elementos de la naturaleza. Este Chakra es nuestra divinidad, es el máximo Chakra y se encuentra situado en la corona de nuestras cabezas; por eso los antiguos reyes, cuando el mundo aún no había sido “civilizado” llevaban una corona, porque era su conexión con Dios; hablo de los de hace mucho tiempo, antes que la escritura y la historia aparecieran y antes que la esencia de estos líderes se perdiera bajo la tutela de los genes. Este Chakra nos conecta con nuestro espíritu, nos hace recordar de dónde venimos y nos ayuda a elegir el camino correcto para llegar a nuestro destino. Es la esencia que nos hace humanos.

Todos ellos conforman nuestra estructura energética y nos permiten conectar con la fuente y canalizar los nutrientes hacia todo nuestro cuerpo. Incluso hay quién consigue tener un excedente y compartirlo con los demás, pero cada vez son menos los que pueden hacerlo, porque descubrir lo que somos impediría que seamos esclavos.

Por eso debemos cuidarlos, entrenarlos y recordarlos. Para conseguirlo, podemos empezar por arriba, por una vez, es mejor el tejado que los cimientos: el chakra de la corona es el que nos muestra el camino y también es el más deseado por el señor oscuro... pero eso es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.


Que la fuerza os acompañe... 

Si deseas leer otras entradas anteriores, sigue este enlace, en esta página aparece una entradilla de cada una de ellas para facilitar el acceso a las mismas. Si quieres saber la estructura y temática de nuestros Blog, sigue este enlace, o accede a ellos en la pestaña lateral izquierda.No olvides visitar nuestra política publicitaria aquí; si deseas ponerte en contacto, por favor hazlo desde ESTE BLOG en la pestaña lateral derecha.

1 comentario:

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Se ha producido un error en este gadget.